El misterio de los viajes en el tiempo.



Algunos científicos dicen que no es posible realizar viajes en el tiempo, otros dice que sí, que se puede crear un bucle y viajar hacia atrás. Pero estas explicaciones se dan con los conocimientos actuales. En cambio, ¿qué explicaciones darán dentro de 100 años? ¿No vemos en el universo como el espacio y el tiempo se dobla al antojo de la fuerza de la gravedad, que al fin y al cabo es otra forma más de energía?
En fin, aunque hasta ahora la ciencia nos dice que no podemos viajar en el tiempo, siempre existirá cierta duda cuando vemos hechos inexplicables, misterios sin resolver que ahora veremos y que su explicación más lógica sería que sí se puede viajar en el tiempo y que lo vamos a hacer.

Para los que están seguros de los viajes en el tiempo, los hechos que vemos en esta entrada son unas irrefutables pruebas de viajes en el tiempo.

La primera prueba se trata de unas huellas de origen incierto. Huellas de unos clásicos zapatos encontradas en el año 1968 por William Meister, un buscador de fósiles, que estaba recogiendo muestras de trilobites...
Cuando  William Meister  halló en una roca unas huellas petrificadas de dos pisadas de calzado humano se sorprendió, pero su sorpresa fue mucho mayor cuando observó que el tacón de estos zapatos prehistóricos habían aplastado un trilobite, uno de los seres más abundante que vivió en el Paleozoico, hace unos 440 millones de años.


¿Cómo puede ser? ¿Cómo puede encontrarse una huella humana en el mismo estrato que un trilobite si según la ciencia, la especie humana, tal y como la conocemos apareció hace menos de medio millón de años? Y no hablemos de que los zapatos empezaron a utilizarse hace 25.000 años.

Otra prueba de los viajes en el tiempo y que también se fundamenta en huellas, son las que se hallan en Glen Rose (Texas) donde vemos huellas humanas junto a huellas de dinosaurios. Los dos tipos de huellas, las humanas y la de los dinosaurios, se encuentran en un estrato geológico cercano a los 60 millones de años.


Pero las coincidencias no acaban ahí.

En 1938 en una zona de Nevada, el profesor Luther S. Cressman halló unos 200 pares de sandalias que, al aplicarse el método de datación científica Carbono-14, indicaron que tenían 9.000 años de antigüedad.

Y aunque esta última pueda tener explicación científica, la siguiente no deja duda de que algo inexplicable esta sucediendo... a no ser que barajemos los viajes en el tiempo como una posibilidad.

En una tumba de Shangsi, al sureste de China, se encontró un clásico reloj de fabricación suiza. Lo curioso de este hallazgo, es que la tumba fue sellada hace más de 400 años, durante la dinastía del emperador Ming.


Existen más y más  pruebas y coincidencias que nos hacen pensar que los viajes en el tiempo sí pudieron realizarse... o realizarán. Quizá, si en un futuro no muy lejano pudiéramos realizar una máquina para viajar en el tiempo, esto plantea una duda. ¿Porqué no hay más pruebas? ¿Porqué hay pruebas de un futuro cercano (como reloj suizo o zapatos clásicos) y no de zapatos del futuro, Ipads de futuro u otros objetos de un futuro lejano? Posiblemente, la explicación más lógica a esta pregunta es que o se prohibieron al poco tiempo los viajes en el tiempo o... la humanidad entera desaparece. Sería el fin de la raza humana.

2 comentarios:

  1. Muy interesante la pregunta que se realiza al final, creo que es algo que no descubrirá nuetsra generación.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...